El Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, conocido por su desempeño en causas emblemáticas de Derechos Humanos, ocupará el puesto que dejó vacante el juez Lamberto Cisternas Rocha.

Luego de una intensa discusión, este lunes 21 de diciembre, la Sala del Senado aprobó la designación de Mario Carroza Espinosa, como nuevo integrante del máximo tribunal de la nación. La decisión fue adoptada por 35 votos a favor, 4 en contra y 2 abstenciones, superando así por amplio margen el quórum de dos tercios de los senadores en ejercicio (equivalentes a 29 votos), exigido por el artículo 78 de la Constitución.

Los cuatro votos contrarios a la designación propuesta por el Presidente Sebastián Piñera, vinieron de los senadores Jacqueline van Rysselberghe, Iván Moreira, José Miguel Durana y Kenneth Pugh. Previamente, el Senado escuchó las conclusiones de la Comisión de Constitución, que por unanimidad de sus miembros informó favorablemente la postulación.

El magistrado Carroza ocupará el cargo que dejó vacante el ex Ministro Lamberto Cisternas Rocha, quien finalizó su carrera judicial el pasado 1 de abril, tras alcanzar la edad máxima legal.

Durante la tramitación del nombramiento, se destacó la dilatada trayectoria del Ministro Carroza y en especial el rol que desempeñó en emblemáticos casos de Derechos Humanos, como el denominado “Caravana de la Muerte, episodio La Serena”, la “Operación Cóndor”, y los asesinatos de Miguel Enríquez y Jaime Guzmán.

El juez Carroza ingresó al Escalafón de Empleados del Poder Judicial en 1977, a los 26 años de edad, pasando más tarde por las jurisdicciones de Cauquenes, Puente Alto, Santiago y San Miguel, donde ocupó los cargos de secretario, juez y relator. En el año 2002, en tanto, fue nombrado Fiscal Judicial de la Corte de Apelaciones de Santiago, incorporándose a dicho tribunal en calidad de Ministro a partir del año 2007.

Además, el Ministro Carroza es Profesor de Estado, con mención en filosofía. Desarrolló su veta docente también en el ámbito del derecho, ejerciendo como profesor o tutor de la Escuela de Carabineros, de la Academia Judicial y de las Clínicas Jurídicas de la Universidad de Chile. Asimismo, fue director académico y consejero del Instituto de Estudios Judiciales “Hernán Correa de la Cerda”, presidente de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados, y participó en numerosas mesas de trabajo interinstitucional.