El presente artículo, explica la evolución que han tenido los mecanismos de Resolución Alternativa de Conflictos en el contexto nacional, resaltando su importancia, principales logros, y recomendaciones de mejoras para su inclusión en el marco de una política pública, que permita que estas herramientas operen de manera eficiente y coordinada, cumpliendo así con el objetivo de velar por el acceso igualitario a la justicia.

Actualmente, el derecho de acceso a la justicia, es considerado uno de los principios esenciales del Estado de Derecho. Ello ha permitido que se discuta sobre las características e implicancias que una política de acceso a la justicia debiese tener, responsabilizando directamente al Estado de organizar un aparto institucional que coordine y permita su acceso igualitario. En Chile y en el mundo, aún existen grupos que históricamente han visto vulnerado este derecho, a partir de esto, han surgido diversas iniciativas que buscan efectivizar su cumplimiento, siendo los mecanismos de Resolución Alternativa de Conflictos (RAC), la herramienta más utilizada y mejor evaluada, en términos del impacto que generan tanto en la percepción sobre la administración de justicia como en la efectivización del acceso a ésta.