El pasado lunes 5 de febrero[1] se presentó en la Biblioteca del Congreso Nacional el Informe de Gestión  “Avances en Reinserción Social 2014-2017”[2], elaborado por Gendarmería de Chile.

Según este documento, el total de personas privadas de libertad, sumando la población penal y post penitenciaria, a Septiembre de 2017, asciende a 140.810 personas. Ello implica un aumento en la población penal total entre 2012 y 2017 de un 14,2%. Si de esta cifra se realiza un desglose por sexo, los datos de Gendarmería indican que en el sistema abierto, a septiembre de 2017, un 85,9% de la población correspondía a hombres y un 14,1% a mujeres. En relación a lo ocurrido en 2014 se observa que la cantidad de hombres y mujeres aumentó en forma similar, 29,2%, y  29,1%, respectivamente.

En el sistema cerrado, en tanto, a septiembre de 2017 un 92,9%% de la población la constituyen hombres y un 7,1% mujeres. En relación a lo observado en 2014, la tendencia es diferente, puesto que en este sistema la cantidad de hombres disminuyó en un 2,3%, mientras que la de mujeres aumentó en un 1%[3].

Población en subsistema cerrado[4]

Los datos relativos a esta población muestran que para el año 2017 los detenidos(as), procesados(as) e imputados(as) en prisión preventiva aumentaron en un 20,5%[5] en relación con el año 2014. Por otro lado, se evidenció una baja en el número de personas condenadas, de un 2,1% entre 2014 y septiembre de 2017, pese a que esta cifra muestra una tendencia al alza si se consideran solo los dos últimos años (2016 y septiembre de 2017).

Además, resulta relevante destacar el aumento del porcentaje de personas privadas de libertad sin condena (detenidos(as), procesados(as) e imputados(as) en prisión preventiva),  en relación a las condenadas. De este modo, a septiembre de 2017, un 28,5% de la población del subsistema cerrado correspondía a detenidos(as), procesados(as) e imputados(as), mientras que un 70,5% a condenados. Esto contrasta con las cifras del año 2014 que indican que los porcentajes respectivos son de 24,5% en el primer caso, y 74,7% en el segundo.

Dentro de la población condenada, se observó un aumento de un 60,2% en la cantidad de personas bajo el régimen de cumplimiento de libertad condicional en el periodo comprendido entre 2017 y septiembre de 2017,  mientras que la mayor caída se evidenció en las personas bajo el régimen de salida controlada al medio libre (64,0%)[6].

Finalmente, según cifras a septiembre de 2017, la mayor cantidad de personas condenadas bajo el subsistema cerrado corresponde a reclusión total (78%), seguido de personas con libertad condicional (19%), recluidos en Centros de Educación y Trabajo (CET) semiabiertos (2%), y finalmente, con salida controlada al medio libre (1%).

La evolución de la proporción de condenados, según régimen de condena, ha tendido a variar en el tiempo. De este modo, la proporción de personas bajo el régimen de reclusión total mostró una caída de 6%, mientras que el régimen con libertad condicional aumentó en un 7%. En tanto, la cifra de recluidos en CET semiabiertos se ha mantenido constante en un 2%, y finalmente, en el caso del régimen de salida controlada al medio libre se observó una caída de 1%.

Programa “volver a empezar”[7]

En el marco de las políticas de reinserción social impulsadas por el gobierno, en el mes de enero del presente año se firmó con las Municipalidades de Puente Alto, La Pintana, San Bernardo, Maipú, Santiago, Peñalolén, Pudahuel, El Bosque, Quilicura y Renca, un convenio para la implementación del programa “volver a empezar”. Éste consiste en la capacitación de funcionarios municipales de las comunas con mayor población penitenciaria de la Región Metropolitana, en herramientas que les permitan brindar una mejor asesoría a hombres y mujeres infractores de ley que estén cumpliendo condena o en proceso de eliminación de sus antecedentes. El proyecto parte de la constatación de que lo primero que estas personas hacen al momento de salir en libertad es buscar apoyo en las municipalidades para la búsqueda de trabajo u otros beneficios que le faciliten el proceso de reinserción.

La iniciativa fue elaborada por la Intendencia Metropolitana y el Ministerio de Justicia, y será financiado por el Gobierno Regional. Con ella se busca capacitar a 100 funcionarios a fin de que, en una primera etapa, se atienda a 400 reos y sus familias.

 

[1] GENDARMERÍA DE CHILE, Presentan informe de avances en reinserción social”, noticia del 5 de febrero del 20|8 [En línea]. Disponible en: < http://www.gendarmeria.gob.cl/ >, Fecha de consulta: 16 de febrero de 2018.

[2] Gendarmería Chile., Avances en Reinserción Social /Informe de Gestión, 2018, pp. 20-55.

[3] El estudio no presenta datos relativos a la desagregación por género en el sistema post penitenciario.

[4] Gendarmería Chile., Avances en Reinserción Social /Informe de Gestión, 2018, p.35.

[5] Se observaron 14.344 personas en 2014, versus 11.907 a Septiembre de 2017.

[6] Personas bajo el régimen de recluídos 24 hrs, evidenció una caída de -8,9% y recluidos en CET semiabiertos cayó en un -5% en el periodo 2014-septiembre 2017.

[7] Fuentes: EL MERCURIO, Parte programa piloto para apoyar reinserción laboral de condenados, noticia de 22 de enero de 2018. [En línea]. Disponible en: <http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2018-01-22&dtB=22-01-2018%200:00:00&PaginaId=6&bodyid=3 > Fecha de consulta: 16 de febrero de 2018; MINISTERIO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS, Programa “Volver a Empezar” capacitará a funcionarios de 10 municipalidades de Santiago en materia de Reinserción Social, noticia de 10 de agosto de 2017. [En línea]. Disponible en:< http://www.minjusticia.gob.cl/programa-volver-a-empezar-capacitara-a-funcionarios-de-10-municipalidades-de-santiago-en-materia-de-reinsercion-social/ > Fecha de consulta: 16 de febrero de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.