Bajo el eje temático “Fortalecimiento de la administración de Justicia en Iberoamérica: las innovaciones procesales en la Justicia por audiencias, las nuevas tecnologías y el desafío de la formación judicial”, se realizó durante los días 13, 14 y 15 de diciembre, la Segunda Reunión Preparatoria de la XIX edición de la Cumbre Judicial Iberoamericana. En dicha oportunidad, la Comisión Permanente de Género y Acceso a la Justicia -de la cual Chile forma parte- presentó diversos documentos de trabajo de entre los cuales destaca una Guía Metodológica para desarrollar estudios acerca de la igualdad de género en poderes judiciales, elaborado por la Dirección de Estudios de la Corte Suprema.

Junto a la presentación del «Estudio estadístico sobre la participación de las mujeres en la Cumbre Judicial Iberoamericana» y otros documentos de trabajo, se presentó la Guía que surge como una solicitud efectuada a Chile en la III Reunión Ordinaria de la Comisión, desarrollada en agosto de 2017, que se orientaba a disponer para los países integrantes un instrumento que permitiera conocer la situación en materia de género de los Poderes Judiciales, detectando brechas y áreas donde existían oportunidades de mejora. En la instancia, fue aprobada dicha guía, lo que determina su próxima presentación, para aprobación final, en la Asamblea Plenaria a desarrollarse en Quito, Ecuador, en abril de 2018.

El documento presenta los fundamentos conceptuales y metodológicos así como los pasos claves para la adecuada ejecución de un estudio que diagnostique la situación de la igualdad de género al interior de los poderes judiciales. Entre los principales aspectos destacables de la guía se encuentra lo siguiente:

1. Se promueve que en cada Poder Judicial el estudio de la temática de género, dada su complejidad, se aborde desde una orientación metodológica mixta, es decir, que combine métodos de recolección de información tanto cuantitativos como cualitativos. Ello permite abarcar el fenómeno en su totalidad así como tener datos estadísticos que permitan dimensionar la ocurrencia de ciertos hechos tales como el nivel de presencia del acoso sexual, la discriminación por orientación sexual o el mobbing por ejercicio de la maternidad o paternidad en el trabajo.

2. La guía destaca, asimismo, las fases y actividades que resultan necesarias una vez se decide emprender un estudio de este tipo. A saber:
a. La importancia de que el estudio se realice en el marco de un proyecto estratégico en materia de género que involucre a las más altas autoridad de cada Poder Judicial;
b. La necesidad de contratar a una consultora que permita ejecutar las actividades requeridas a lo largo del país para la aplicación de grupos de discusión, entrevistas y encuestas.
c. La importancia de que luego de generado el análisis y reporte de los resultados del estudio, se presente a las personas colaboradoras en la indagación, los principales hallazgos de la misma.

3. Finalmente, se incluye un apartado de conclusiones y recomendaciones de entre las cuales se releva la necesidad de contar con un equipo multidisciplinario a cargo del proyecto: es decir, profesionales del derecho, la sociología, economía que permitan desarrollar un correcto diseño del estudio a la vez que generar una contraparte técnica del equipo consultor capaz de revisar y corregir lo que sea necesario durante las distintas fases del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.