6. EDUCACION PARA LA CONVIVENCIA EN SOCIEDAD.

La libertad de pensamiento y la libre discusión de las ideas es el motor del desarrollo en una sociedad democrática, constituyéndose en el eje por la cual se construye una sociedad tolerante de la diversidad.
La existencia de diferentes puntos de vistas ante una misma realidad es deseable, de forma tal que el respeto debe constituirse en un valor que toda persona debe integrar en su formación desde los primeros años de vida y durante toda su convivencia en sociedad.
La conflictividad puede ser una oportunidad para generar cambios positivos en las relaciones interpersonales y las comunidades. Por eso, deben procurarse programas de educación que permitan desarrollar habilidades que promuevan la solución colaborativa de los conflictos a partir de la utilización del diálogo y la obtención de acuerdos, abandonando la cultura de la intolerancia y la violencia por la de la convivencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *