Con la presencia de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet; el presidente electo, Sebastián Piñera; el presidente del Senado, Andrés Zaldívar; el presidente del Tribunal Constitucional, Iván Aróstica; el fiscal nacional, Jorge Abbott; y el defensor nacional, Andrés Mahnke, entre otras autoridades, el pasado primero de marzo el Presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito Cruz, realizó el discurso de inauguración del Año Judicial 2018.

Las principales ideas del discurso del Presidente del Máximo Tribunal para la Cuenta Pública 2018 se centraron en el acceso a la justicia ya que se trata de un tema crítico pues “en la actualidad se advierten ciertos ámbitos donde todavía no es posible reconocer una vigencia efectiva del derecho de acceso a la justicia (…) Esta circunstancia impone al Estado, al Poder Judicial, el deber impostergable de quedar a disposición de esas personas, de advertir la naturaleza y profundidad de estas omisiones, pues claramente importan incumplimiento del programa constitucional y de las obligaciones internacionales asumidas por Chile…”.

Como consecuencia de la situación descrita por el Presidente Brito, el discurso puso énfasis en las reformas a la justicia. En un primer momento a la justicia civil que “es, por distintos factores que influyen en ello, inaccesible para muchos. Uno de esos factores es la estructura y característica de nuestros procedimientos civiles” y que a partir de las cifras demuestra el protagonismo de litigantes institucionales ligados al mercado del crédito. En consecuencia, “conflictos que son dignos de tutela judicial efectiva no llegan a tribunales, o, cuando llegan, son abandonados por carecer las partes de recursos para su completa prosecución”.

En el mismo sentido, se refirió luego a la necesidad de un nuevo Código Penal pues han existido varias propuestas trabajadas desde el año 2003 a la fecha y donde el Poder Judicial tiene un rol protagónico “soy un convencido que el conocimiento y experiencia del mundo judicial resulta decisivo en el éxito del diseño de cambios legales de esta envergadura”.

Otro de los temas relevado fue el de la aprobación por la Corte de una “Política de Igualdad de Género y No Discriminación del Poder Judicial” que propone incorporar la perspectiva de género y derechos humanos en la resolución de los asuntos, lo que implica que el servicio que presta la institución en todos sus ámbitos, documento que fue creado por la Secretaría Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación.

Otras ideas fuerza contenidas en el discurso se relacionan al actual momento del modelo procesal laboral que ha sido exitoso pero requiere de recursos adicionales debido a problemas en los plazos de agendamiento y duración de causas. También sobre temas proprios de Gobierno Judicial, particularmente, nombramiento y carrera judicial, acciones en materia de lenguaje claro y sencillo y en el contexto internacional de la Cumbre Judicial Iberoamericana. 

El detalle del discurso se encuentra disponible a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.