Con fecha 11 de enero de 2021, el Tribunal del Pleno de la Corte Suprema, estableció a través del ACTA N°13-2021, un auto acordado para los remates judiciales de bienes inmuebles mediante el uso de video conferencia en tribunales.

En el contexto de la pandemia COVID-19 y a raíz del estado de excepción constitucional de catástrofe decretado en nuestro país, el Poder Judicial se vio obligado a implementar medidas para asegurar la continuidad del servicio. Es así como a través del acta 41-2020, se introdujo una regulación que incorporó el teletrabajo y el uso de video conferencia al interior de la institución. Del mismo modo el AD 335-2020, estableció el teletrabajo como la forma regular y ordinaria de prestación del servicio judicial durante el estado de catástrofe.

En este escenario, la realización de remates judiciales de bienes inmuebles por video conferencia, ha dado muestras de ser una modalidad apropiada, dado el contexto que vive el país. Lo ha anterior,  ha conllevado a  la Corte Suprema a impulsar este mecanismo de remates, sin perjuicio de lo cual el Poder Judicial seguirá trabajando en la construcción de una plataforma propia, que permita incorporar desarrollos tecnológicos a los procesos de remates judiciales.

De este modo, el auto acordado establece las actuaciones y prácticas de carácter operativo, complementarias a las condiciones legales, a la que deberán sujetarse los tribunales, partes, postores y público en la programación y ejecución de subastas judiciales.

Los puntos que abarca el referido documento incluye; ámbito de aplicación; observancia de la regulación y entrada en vigencia; información de la subasta e imágenes del inmueble; clave única del Estado; garantías; comprobante de garantía; certificación de garantías y conexión; ingreso a la audiencia de remate y registro; llamado a remate; desarrollo del remate; adjudicación y firma del acta de remate; y finalmente, restitución de garantías.