En el marco de proyectos licitados por el Poder Judicial con fondos provenientes del BID, se encargó el estudio “Gestión del Conocimiento” a la Consultora Catenaria, quien se comprometió a entregar un informe que contuviera un diagnóstico PJUD al respecto y, como consecuencia de ello, la formulación de algunas propuestas a ser aplicadas, de forma concreta. Una de estas propuestas consistió la implementación de 4 Comunidades de Práctica, prestando apoyo metodológico en cada una de las etapas necesarias para su conformación (investigación, diseño, implementación y evaluación).

Las Comunidades de Práctica (CoP) constituyen una herramienta que permite gestionar el conocimiento intra y extra organizacional. En consecuencia se ubica dentro del concepto macro de gestión del conocimiento, pudiendo interactuar con otras herramientas del sistema como son lecciones aprendidas y gestión documental.

Algunos de los objetivos pretendidos al conformar una CoP son los siguientes: coordinar y crear sinergia en la institución y/o fuera de ésta, solicitar información a pares, resolver problemas con base a experiencias pasadas o comunes, construir un repositorio de experiencias, compartir la propia investigación, reutilizar recursos para el trabajo actual o el futuro, discutir desarrollos sin barreras geográficas, contar con documentación sobre proyectos y lecciones aprendidas, trazar un mapa de conocimientos e identificar brechas, entre otras cosas.

A partir de esto, se estipuló la creación de una Comunidad de Práctica relativa a derecho ambiental, cuyos avances serán publicados en la medida en que se vaya avanzando en las sesiones.