Los conflictos son propios del ser humano como ser social, y pueden ser una oportunidad para transformar positivamente las relaciones interpersonales y comunitarias a través del diálogo. Sin embargo, las sociedades deben trabajar para ello y, en particular, disponer de sistemas de justicia capaces de prevenir los conflictos y desarrollar las habilidades de individuos y comunidades para resolver colaborativa y pacíficamente las controversias.

Este artículo precisamente indaga sobre programas y políticas públicas implementadas en Iberoamérica para cumplir con dicho objetivo, particularmente iniciativas en materia de educación y programas de facilitación. Ello, tomando como punto de partida la propuesta de los Centros de Justicia Ciudadanos desarrollada por la Corte Suprema de Chile y adoptada como referente por la Comisión MARC-TTD de la Cumbre Judicial Iberoamérica, espacio desde el que precisamente se intentará nutrir y perfeccionar la propuesta a partir del intercambio de conocimiento originado en la implementación de experiencias regionales en materia de justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.